Argentina copia la ley de control de precios justos de Maduro

Además de hermanar a la Argentina y Venezuela el pensamiento populista de ambos gobiernos, es la inflación y un nuevo paso sería el que está por dar el Gobierno de la Argentina de la Presidenta Cristina Fernández de Kichner que copia la ley de control de precios a empresas, con el riesgo de generar desabastecimiento además de los manejos en los precios mínimos y máximos.

Argentina copia la ley de control a empresas de Maduro

Según el vicepresidente de la Fedecámaras bolivariana antes que el gonierno argentino apruebe esta nueva ley de control de precios en las empresas, advierte de los efectos negativos de la norma similar a “precios justos” del chavismo.

El Gobierno argentino busca modificar la Ley de Abastecimiento que ya genera elevadas quejas y denuncias de la oposición y de los empresarios, por lo que todos ponen la lupa sobre como es la ley de control de precios del chavismo en el Gobierno de Maduro y sus consecuencias que cualquier venezolano que sea inteligente y no chavista puede explicar.

Según explica el vicepresidente primero de Fedecámaras de Venezuela, Francisco Martínez, sobre, el proyecto del gobierno kirchnerista “tiene básicamente el mismo corte de control precios” que aplica en el gonierno de Maduro, con la ventaja para los argentinos que su aplicación se podrá debatir y votar algo que los parlamentarios no tuvieron que hacer ya que la ley de Control de Precios fue impuesta por el chavismo.

Efectos de la Ley de Control de Precios: En Venezuela y en Argentina

Los efectos de la norma, Francisco Martínez, sobre la norma de abastecimiento venezolana “ley de precios justos”– denuncia que fue “una de las reglamentaciones más perversas” del gobierno de Maduro expone que “definitivamente inhibió la productividad y la inversión”. Asegura que “Esa es la ley que llevó al desabastecimiento que sufrimos hoy en Venezuela, de una gravedad que ni las economías de guerra sufren”.

Francisco Martínez, ejemplifica que en Venezuela es más que difícil comprar: harina pan, producto esencial para las típicas arepas venezolanas, que es un producto típico y básico de la gastronomía venezolana y que es ofrecido para desgustar a los turistas extranjeros. Además de otros productos básicos y diarios de consumo y limpieza e higiene.

No es difícil que suceda en la Argentina dónde ya es difícil que lleguen modelos electrónicos de computadoras y demás productos con la serie situación que existe en la importación y exportación y el dólar, a lo que se le suma la inflación.

Asegura que “Se depende de la burocracia y la discrecionalidad de los funcionarios; por ejemplo, a la harina pan hace dos o tres años que no se le ajusta el precio, por lo que las industrias sufren un déficit y se les hace inviable la producción”. Martínez cree que la reglamentación es “inviable” ya que los funcionarios no entienden que “hay múltiples estructuras de costos y pretenden que todos los comerciantes se manejen con el mismo estándar”. Entonces, la consecuencia es que muchos “produzcan y/o vendan a pérdida y no puedan reponer la mercadería, por lo que sobreviene el desabastecimiento”.

Sanciones a Empresas:

En cuanto a las sanciones que aplica el Gobierno a los empresarios en Venezuela, según el vicepresidente primero de Fedecámaras “un empresario puede sufrir duras sanciones e incluso ir a la cárcel por vender a un precio no autorizado”. Concluyendo que “Esta ley le pegó muy duro al país: no genera confianza y provoca que ningún inversionista venga a Venezuela porque nadie está dispuesto a que un funcionario le ponga precio a su producto”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *