familias venezolanas

Los venezolanos pasan mas tiempo haciendo colas que con su familia

La crisis en Venezuela no da tregua y ni con las fechas decembrinas, cuando se da la unión para compartir en familia, los venezolanos deben seguir perdiendo tiempo en las colas en supermercados como en Valencia con el calor del Sol pegándoles en la nuca o en la frente o soportando el frio según la época del año.

Muchas amas de casa venezolanas-también los hombres- eligen hacer las compras en horas tempranas de la mañana y con el pasar de las horas se fueron sumando los venezolanos a los establecimientos comerciales para adquirir los productos de primera necesidad y alimentos para llenar las alacenas durante fin de año, algo que muchas familias venezolanas no logran conseguir los productos y alimentos si es que disponen de dinero……Los venezolanos pasan mas tiempo haciendo colas que con su familia.

Uno de los ejemplos es el de una venezolana que decidió hacer el recorrido desde las 6:30 a.m por la avenida Bolívar, para llegar primero a poder comprar los productos y alimentos que necesitaba, pero al menos a otras 50 personas se les ocurrió ir a la misma hora y hacer cola en el Bicentenario para comprar toallas sanitarias, champú y pañales.

El calvario no es solo hacer fila al rayo del Sol, además de esperar horas y horas y que nunca llegue el momento de entrar al establecimiento, pero cuando les toca el turno resulta que hay faltantes de productos de primera necesidad y de alimentos. Una vez más se paaron mas horas fuera de la casa esperando y esperando o yendo de un establecimiento a otro y menos tiempo para pasarlo en familia………..

Así es parte de nacer, vivir y morir en Venezuela; a lo que se agrega la falta de personal en las cajas de cobro ya que al llegar la hora del almuerzo son menos los cajeros y mas tiempo de espera y menos  tiempo para pasarla con la familia, una vez que se termita el tiempo de descanso para comer, los cajeros vuelven, lo que pone furioso a los compradores hasta ponerse a quejar ya levantar el tono para gritar que “queremos cajeros” al quedar paralizadas las colas.

Por supuesto que en este caso no es culpa de los cajeros pero todo retrasa las compras. Una vez que se pueden ir de haber realizado las compras o no, ya que muchas amas de casas venezolanas pierden el tiempo en largas colas y no siempre consiguen el producto o alimentos.

El recorrido no termina en un solo establecimiento ya que no siempre se consiguen los alimentos por lo que deben realizar otras primeras compras del día, como el tener que trasladarse con suerte cerca y otras veces lejos para por ejemplo comprar harina de maíz precocida, y como son muchas las amas de casas con la misma necesidad y los alimentos no sobran deben apurarse antes que se acaben. Lo que marca otra realidad de como los venezolanos se la pasan mas en la calle que en sus casas para disfrutar de la Navidad y fin de año.

Como marca la realidad y recuerdan muchos venezolanos, “antes uno en estas fechas salía pero a comprar regalos o algún condimento para las hallacas, ahora nuestras costumbres han cambiado”, que se la pasan casi todo el día fuera de su casa, sin poder compartir mayor tiempo con su familia. Una realidad del cambio de rutinas de las familias venezolanas.

Fuente: www.lapatilla.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *